VOTA AQUÍ POR TUS OBRAS FAVORITAS, ATENDIENDO A DOS CATEGORÍAS: iNFANTIL Y ADULTOS.


Categoría infantil Poesía:       título: Recuerdos 


RECUERDOS

Las luces son como tus ojos
La luz se mantiene
y yo a ti te miro
te miro y espero
que la luz no se vaya
que se mantenga,

mientras pegada a ti,
me quedo
te quiero, te quiero
Con tu mirada me congelas
y con tu sonrisa me calientas
porque eres mi luz

y me guías en el camino

pero lo mas importante
es que cuando oigo tu voz
tú a mi me salvas.


(CATEGORÍA INFANTIL, 10 AÑOS)



dibujo: Texturizando

Categoría infantil, mural con texturas y materiales diversos, por varios autores

(CATEGORÍA INFANTIL: 4/5 AÑOS.)





Categoría adulto

Sátira poética: El romance de los del bote

a buen entendedor, pocas palabras bastan.

 Es aquí pues un cierto romance

que quisiera poder yo contar

de la historia de un fulano raro

al que no se sabe como, se le hizo concejal..


Y es que en los tiempos recientes, a veces,

aparecen notorios carteles

con noticias que, por más que las miras,

inauditas e imposibles parecen.,

como aquesta que hablaba hace poco

de este raro concejal, que raras manías tenía.


Y que un día por dentro de sí se metió

y que ya jamás salió y se volvió medio tonto.

Era un simple, como ameba dormida

pocas luces en su dueña cabeza

y por más que estudió el pobrecito

todo lo hacía con ferviente torpeza.


Pero para que digan que la diversidad es rara

y por eso es prudente callar,

que este inútil y pobre elemento,

aunque parezca mentira, llegó a gobernar.


Pues el tal lerdo, con apellido "del Bote",

dando pena, y por caridad,

al alcalde de aqueta ciudad 

que era otro primo "del Bote",

le lloró y ahí le puso: ¡ concejal !


Y como de sabia es la historia

que a todos nos pone esa prueba para averiguar

si valemos pa' aquello que hacemos,

o si estamos para figurar.


Y la prueba, muy dura y muy mala

también a nuestra ciudad llegó

abrió puertas y ventanas y sin llamar ni avisar, entró.


y es esta la historia que ahora os cuento,

para siempre recordar y que nunca hay que olvidar.

Pues al pueblo tan bello y luciente, 

de costumbres sencillas y gentes diversas

donde los señores "del Bote" mandaban,

llegó un virus, así, de repente, 

que nublaba la mente y enfermedad te metía,

y se te podía, también te mataba.

Todo era terrible, la población padecía, 

                                                       [ incluso moría

y las gentes decentes sustento necesitaban.


Los más pobres, más sufrían, y a peor iban cada día,

por eso al concejal funesto, le preguntaron si les ayudaba.

¡Aquí no hay necesidades!- dijo el "del Bote" - ofendido y funesto.

¡ Pues las gentes de este pueblo, todo tienen bien cubierto!


¡¿Qué es aquesto?! ¿Se podrán decir más mentiras,

más tonterías, viniendo de un cargo electo?

Al parecer, según el "del Bote", nada nadie necesitaba

Y así lo corroboraban sus súbditas, 

las SS de aquel, su cuartel y convento,


Donde las SS intuyo que poco rezaban,

mas al contrario, más castigo daban y mucho tormento.

Y aquellas personas diversas, cuya necesidad día a día crecía,

aquellas con más agonía y con más sufrimiento,

fueron las más olvidadas por las SS y por este elemento.


Mas como bien mi madre decía, "que Dios grita y no da voces"

al igual que repetía, "que no todos lloramos el mismo día,

 ni por las mismas razones,"


El pueblo que tonto no era,

viendo a estas calaveras que por gobernantes tenían

con el tiempo, y por el voto, a esta panda de trúhanes

les echaron, les quitaron de su cargo,

¡y ala!: a freír espárragos - , los "del Bote",

que juntitos bien querrían irse camino a sus pueblos.


Y así quedó mejorada, una ciudad sin cuatreros.

Y fue entonces cuando aquestos y aquestas,

los diversos y diversas, que tanto habían padecido

fue cuando por fin pudieron

tener para sí  sus recursos cubiertos: 

por justicia, por equidad y por derecho.


Y a lo hecho: pecho.

juntaron unas perras pidiendo a la ciudadanía,

y cuando todo juntaron,

a los "del Bote" mandaron a la isla de la Palma, que por entonces ardía,


Y dicen que desde aquel día huele a chamusca y deshecho.

Y las gentes de aquel pueblo, todas, también las diversas,

desde aquel bendito día, tuvieron más precaución

a la hora de votar y de elegir con más juicio a quien fuera a la alcaldía,

que vaya lo que pasaron: ¡ Que no fue una tontería!


Y es que las que son diversas, como personas que son,

ponen todo corazón cuando les falta cabeza,

y llevando su franqueza, sacan fuerzas de grandeza

y su pureza, les da la razón.


Que las personas diversas llevan todita su vida

peleando lo que tienen pa' defender la inclusión.

¡Cómo pa' que llegue un fanfarrón y les quite sus derechos.!

Que se cuide quien lo haga, que no vamos a parar:

ni ante concejales torpes, crueles, prepotentes y embusteros.


Que aprendimos a luchar contra esos titiriteros.

Que se cuiden concejales y alcaldetes de cartón,

que aquí las fallas no son, pero igual las preparamos

que si nos ponemos tos y toas mano a mano

nos hacemos un montón. Y que venga el calentón.


Y a quemar a los crueles indecentes

por abusar de la gente.

Y cuando el pueblo bien sabe

que hay un "del Bote" abusando,

más le vale salir cantando

antes de esperar la hoguera.


Y que no olviden tampoco

que San Martín a todo cerdo le llega,

también a los del capirote,

y más como en este caso

cuyo apellido es "del Bote".


MORALEJA y RESULTAO

Un dragón que había en el zoo

se escapó una gran mañana

y hasta nuestro pueblo vino

y como sabía el camino

de donde estaba "el del Bote"

a ese, a las SS, y al del capirote

de un bocao, se los tragó.

Y colorín, colorao,

el romance "sacabao".


Poesía: ¿te atreves a ponerte mis zapatos?

Esta obra habla por si misma, difruta


Relato corto: El colegio de los Angeles y las Ricardas

EL COLEGIO DE LOS ANGELES Y LAS RICARDAS

Erase una vez un colegio en la que las niñas y los niños que en ella estudiaban, tenían que tener la misma edad y la misma medida. Medían la misma altura, calzaban el mismo número de pie y vestían la misma talla de camisa, jersey, pantalones y faldas. Y habían decido que hubiese el mismo número de niñas que de niños. Sin duda, lo que se pretendía con todo esto, era crear un colegio quizá de élite, y muy, pero que muy exclusivo.

También las alumnas y alumnos tendrían que ir vestidos de igual manera, y, por su puesto, todas y todos también deberían llamarse igual, tener el mismo nombre. En este colegio decidieron que sólo aceptarían a los niños que se llamasen Angel y a las niñas que se llamasen Ricarda.

Para conseguir a niños que se llamaran Angel no tuvieron problema. El problema lo tuvieron para conseguir a niñas que se llamaran Ricarda, y como había pocas, se tuvieron que ir a buscarlas muy lejos, y claro, como vivían tan lejos pues sus padres no iban a cambiarse de casa solamente para que sus hijas fuesen a un colegio exclusivo donde todas las niñas se llamasen Ricarda, además de tener que tener la misma edad, la misma altura, la misma cintura y el mismo número de pie.

En fin, que todo se complicó demasiado, y buscando y buscando, al final solamente pudieron encontrar a tres niñas, de otros barrios cercanos, que se llamaban Ricarda, que tuviesen igual altura, igual medidas, tanto de altura, pero también de cintura e igual número de pie. Y fue por esto, por lo que el colegio al final solamente podría tener tres alumnos y tres alumnas: tres Angeles y tres Ricardas, total seis.

También en el colegio buscaron a maestras y maestros que tuviesen la misma edad, la misma estatura, el mismo número de pie y que también tuviesen el mismo nombre tanto ellas como ellos.

El director, que era un hombre de costumbres, se acordó de su difunto padre, el señor Arsenio, y de su difunta madre, la señora Teresa, y es por eso decidió que todas las maestras deberían llamarse Teresa, y que todos lo maestros deberían llamarse Arsenio. Y en este caso también tuvieron problemas, sobre todo a la hora de buscar a maestros que se llamaran Arsenio. Con las maestras "Teresas", no tuvieron tanto problema.

Y buscando y buscando, encontraron a unos cuantos Arsenios que vivían en ciudades lejanas, y que tampoco estuvieron dispuestos a cambiar de ciudad solamente para trabajar en un colegio exclusivo donde todos los maestros tuvieran que tener el mismo nombre, la misma altura, la misma edad y el mismo número de pie. Aunque finalmente encontraron también tres Arsenios en otros barrios más o menos cercanos y en algunas provincias colindantes, y que además, cosa muy muy curiosa, también tenían la misma altura, la misma edad y el mismo número de pie. Y fue por esto que al final el colegio consiguió también tener a tres maestras Teresas y a tres maestros Arsenios. Total seis.

Y fue entonces cuando el director consideró que ya estaba listo el colegio exclusivo para abrir sus puertas y empezar las clases.

Y sólo fue al empezar las clases, cuando se dieron cuenta de que había seis maestras y maestros, para seis alumnas y alumnos. Pero esto no les importó, porque como era un colegio exclusivo, esto no era un problema.

Pero el problema comenzó cuando empezaron las clases. Tras una semana se dieron cuenta del lío que se formaba cuando llamaban a un alumno o a una alumna por sus nombres. Era nombrarlos, y todo era un caos, pues todos y todas respondían a la vez, creyendo que les preguntaban a ellos y a ellas:

  • Angel, me enseñas tu cuaderno?- Y allá que se levantaban e iban los tres Angeles con sus cuadernos.
  • Ricarda, por favor, sal a la pizarra- Y al momento se levantaban las tres Ricardas y las tres Ricardas salián a la pizarra

Igual pasaba entre las maestras y maestros, que cuando se llamaban entre sí, respondían a la vez todas y todos, y era un auténtico jaleo.

- Don Arsenio: ¿cómo le va en las clases?- Y todos los Arsenios respondían a la vez: -Me va bien-. - Me va bien.- Me va bien.- como si de un coro se tratase.

  • Doña Teresa, por favor, me pasa una taza de café? - Y respondían las tres Teresas a la vez: - Como no, Don Arsenio. - Como no, Don Arsenio. - Como no Don Arsenio. Y allá que iban las tres maestras Teresas con las tres tazas de café para un solo Don Arsenio.

Todo era un lío, y empezaron a darse cuenta de que aquella situación empezaba a ser bastante absurda.

Es por esto que al final, tras unas semanas de clases, viendo todo el jaleo que se formaba con los dichosos nombres iguales cuando hablaban entre unas y otros, fue cuando las Teresas y los Arsenios decidieron hablar y quejarse al señor director del colegio exclusivo. Y también las alumnas y alumnos hicieron lo mismo, los Angeles y las Ricardas, hablaron con el director, pues además de todo el lío que se hacían, lo curioso es que se quejaban de no sentirse lo suficientemente exclusivos y exclusivas, ya que unas y otras, y unos y otros, pasaban sin distinción alguna, y no se sentían "élite", y eso pese a ser el principal objetivo del colegio: ser muy muy exclusivo y muy muy de élite. En fin, que todo acabó siendo un caos.

Y por todo ello, una mañana que pasaba cerca del colegio doña Pirómana, que era una mujer muy conocida en el pueblo por quemar todo aquello que fuera absurdo, no tuvo más remedio que quemar aquel colegio absurdo que pretendió ser exclusivo. Eso sí, lo hizo cuando no había nadie en el colegio, porque a pesar de ser muy Pirómana ella, fue condescendiente tanto con aquel absurdo director, y también con toda aquella comunidad docente tan exclusiva y tan de élite.

En definitiva no hizo falta que aquel absurdo colegio fuese cerrado, ¡ FUE QUEMADO!

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Moralejas de la vieja:

"La diversidad también está en aquellas personitas que, sin saber muy bien porqué, pretenden ser exclusivas y de élite. Por eso no hay que quemarlas, sino tratarlas, cuidarlas, educarlas, y con mucho cariño, esperar y ver si cambian y dejan de ser tan sumamente absurdas. Y también tener la esperanza de que sus progenitores un día harán ¡Plof! ¡Plaf! y ¡Plin!, y se irán de este jardín"


fotografía: "Un Puente a la sociedad"

En esta obra vemos cómo se enlazan dos individuos con los brazos, mientras cruzan un puente y se miran con expresiones de afecto. La relación oficial de estas personas es de usuario y educadora, la extraoficial es de dos amigos.
Con esta fotografía robada se muestra cómo se pueden generar vínculos tan grandes como el que vemos. Da igual quién eres y de dónde vienes, porque lo importante es a donde vas y con quién.
Diversidad es sinónimo de progreso, y solo tendiendo puentes y caminado juntos podremos evolucionar como sociedad.  


Dibujo: Aspimip, 35 aniversario: mis personas favoritas

¿Qué significa Aspimip para mi?, las personas que me hacen sentir segura, que me acompañan, Aspimip es mucho mas que solo un sitio, Aspimip son las personas que lo forman.


Escultura en movimiento: "Armonizando con el color"

Se trata de una flor de la vida construida con cartón del papel higiénico, montada, pintada y decorada a mano con cuarzo cristal, a venturinas y amatistas, y por otro lado con silicona pintada, se cuelga del techo y gira armonizando el espacio y limpiando y energizando el espacio 


FOTOGRAFÍA: Como peces en el agua


Música: GRANDES


fotografía: tu sonrisa me hace libre


Relato Corto: "Fabula del león de Cristal"


Erase una vez, porque era una vez que se era, en un mundo no tan fantástico y lejano, que nació un leoncito de cristal.

Su padre, el gran rey de la selva lo miró asombrado y ojiplático, y rascándose su greñosa barba con una de sus garras, sin pensarlo mucho exclamo:

  • ¡Un león de cristal! ¿Dónde se ha visto tal maña? ¿y para cazar como se apaña?
  • ¡Pero es tan hermoso y perfecto!- dijo la mamá leona, que como fiera guerrera, se puso a defender a su retoño aún antes de que afrenta hubiera.- además para cazar están las leonas, su función será tan solo la de ejercer de rey de esta selva.

El rey miraba a la madre y al bebé confuso, aun no muy convencido, cuando el leoncito abrió sus ojos y pudo ver dos diamantes fundidos y sin poder evitarlo el papá de amor cayó rendido.

Al principio, al quedar solos en su cueva todo fue perfecto. Un bebé tan lindo, trasparente y querido. Más sin embargo, el rey y la reina empezaron a preocuparse, porque cuando el leoncito quedaba dormido y sus ojos se cerraban no había forma leonina de encontrarlo, porque al ser transparente con en suelo se fundía. Sus padres empezaron a vivir con miedo, ¿y si lo pisan? ¿y si lo rompen? No, no, no, le haremos una cama especial, así sabremos siempre dónde duerme. Al principio y en su casa todo fue bien, pequeñas cosas que cambiar, pero no es tan difícil, no es tan distinto, entre los tres encontraremos la forma de caminar.

Fue pasando el tiempo y el leoncito fue creciendo, la cueva era pequeña, él quería salir, encontrarse con el sol, conocer a otros cachorros, correr por la sábana. En la primera salida el rey y la reina tenían un nudo en la garganta, y las lágrimas contenidas a un segundo de saltar, el miedo por él, que no lo acepten, que no tenga con quién jugar, ¿y si se rompe? Al ser de cristal lo que está roto ya no se puede arreglar. El miedo se subió a sus lomos y les acompaño fuera de la cueva, se hizo un jinete pesado al que no podían descabalgar.

Salieron de la cueva flanqueando el lomo de su joven vástago, el leoncito sintió la hierba fresca en sus pezuñas, alzó la vista y abrió los ojos al sol, y a lo largo de todo el reino la luz se refracto llenando de pequeños arcoíris el mundo a su alrededor.

El resto de los leones miraron con la boca abierta al joven príncipe viéndolo sin verlo, y las voces tronadoras empezaron a hacer preguntas, los reyes respondían a lo que podían, a lo que sabían, oían los consejos, que sabios o no, sin duda eran no-pedidos: "tienes que bañar al bebito en barro y así no lo perderás" les dijo una matrona añeja, " no debes darle de comer carne ni leche, aliméntalo con chufas escarchadas y el cristal se volverá pelo" les dijo la tía de la reina, "¿reina, comisteis algo durante el embarazo que lo volviera de cristal? Quizá fue demasiadas perdices blancas y claro al final el bebé le nació trasparente" les preguntó la leona que ayudaba en los partos, "Ten cuidado Rina, no le cojas, que teniendo a tu bebé aun en el vientre no sea que el tuyo también te salga de cristal por cogerlo..." susurró otro león a su esposa.

Los reyes retrocedieron abrumados, pero el leoncito cerró sus ojos e invisible se escabulló entre las patas de los adultos curiosos, y llegó con el resto de cachorros. Los niños no segregan, eso se aprende después, al principio solo ven otro cachorro con el que correr, el príncipe se mezclo con ellos, pero pronto vio que no podía correr tan rápido porque sus rodillas de cristal no podían doblarse igual de bien, pero volvió a alzar sus ojos al sol y el resto de cachorros rió feliz cazando los arcoíris andantes, simplemente encontró su propia forma de relacionarse.

Poco a poco la novedad pasó, los consejos, criticas, o profecías diluyeron su voz, la vida se instaló en la rutina, y el leoncito creció. Y con él cambiaron sus sueños, sus deseos, el leoncito se hizo mayor, y quiso marchar por la sabana y cazar elefantes, y el rey y la reina asustados, trataban de disuadirle sin disgustarle.

  • ¿Por qué tienes que ir a la caza? No te hace falta, quédate en casa. Disfruta del sol y la mañana, no corras peligro, ¿Qué haría yo sin mi niño?
  • Madre no me pida que viva la vida sin vivirla, si por el miedo a hacerme daño evito correr el riesgo, poco a poco moriré por dentro.
  • ¡pero no puedes correr con los demás, retrasaras su marcha! ¿Qué clase de rey puedes ser si por tu capricho perjudicas la manada?
  • Padre no es esa mi intención, no voy a perjudicar al resto, sino a encontrar mi propia forma de ayudar con lo que tengo, soy diferente, lo acepto, pero eso no frena mi empeño.

El joven príncipe tenía una idea, había armado con cuidado el plan en su cabeza, y antes del amanecer salió en silencio y se alejó de la cueva, llegó hasta los pastos de caza y antes que el sol saliera, cerró sus ojos y esperó tranquilo a que el resto de leones empezara a perseguir las presas, se guió por el oído, moviéndose en total sigilo se colocó frente a la poderosa presa, que rauda se acercaba, y en ese momento, en plena carrera, el príncipe abrió sus ojos, y deslumbrándola con su brillo consiguió que el resto alcanzara la sabrosa meta.

Nunca se trató de lo que la diferencia resta, sino de lo que suma; no se trató de encajar en un molde, sino de crear formas nuevas. No es un castigo, es un camino. No es un muro, es una escalera.


Fotografía: Abrázame fuerte

Muchas veces la diversidad no tiene un rostro reconocible. Hay días que son fáciles, hay momentos que son difíciles, yo definiría la vida como dífacil y que cada uno elija su adjetivo, pero la realidad, es que lo que uno no se puede saltar son los momentos mágicos, una mano amiga, un abrazo de hermanos, esta fotografía recoge uno de esos momentos, un momento cualquiera, un parque sin nombre, un abrazo fuerte, 


fotografía: No dejes de girar, ni sonreír


Lienzo: Metatrón

Lienzo de 60x60 técnica mixta
Cubo de Metratòn geometría sagrada y la esencia de la flor de la vida 


fotografía: ¡Qué suerte la mía!

Casi tres años conociéndote y qué suerte la mía. Gracias por enseñarle a mi boca a dibujar una sonrisa perfecta cuando está contigo. Quiero que sepas que voy a cuidar de ti siempre. Esto solo acaba de empezar, y nunca acabara. Te quiero AMIGA


Poesía: Pequeña

a todas nuestras estrellas que ya partieron en especial mi pequeña Sofía, que una vez me robo el corazón.

Ahora que te has ido, pequeña,

Ahora que eres parte de esa luz.

Déjame decirte las palabras

que atascaron mi garganta,

que hicieron un nudo al corazón.


Déjame decirte, que has cambiado

Tantos mundos cómo has tocado.

Has cambiado el mío,

me has ayudado a crecer.


Déjame decirte, que acampaste

tantas tardes en mi pensamiento,

Que gracias a ti, di cien mil vueltas,

Que investigue tantos mundos nuevos,

que gracias a ti soy mejor.


Déjame decirte,

Que hay canciones

Que siempre serán tuyas,

que la ratita del cuento,

siempre llevará un lazo rojo,

en tu honor.


Afortunada yo, que recibí tus besos

Aquellas palabras, tu risa y tu voz.

Vete a jugar con las estrellas, pequeña.

Que ya nada lastra tus pies.


Permíteme decirte

Que dejas atrás sonrisas empañadas,

Y ten la seguridad,

de a pesar de las lágrimas,

Cada segundo, marca;

Cada minuto, cuenta.


fotografía: "Un lienzo Nuevo"

 "Una chica está centrada pintando sobre un lienzo en blanco. Su cabello está sujeto por un horquilla para evitar distracciones, para enfocarse en lo que realmente le importa, su hobby.
Esta fotografía aparentemente sencilla nos puede conducir a un significado más profundo que el que denota a simple vista. Podemos observar en su rostro su interés por crear, mostrar y demostrar su visión de la realidad; cómo ve ella el mundo o cómo le gustaría verlo."



fotografía: Valientes

No hace falta mucho para comerse el mundo, no hace falta nada, solo la actitud y el empuje.


Poesía: Tus zapatos son los míos


Lienzo: Daltonismo

Incluso en los momentos que no lo parece, el mundo está lleno de color, A veces los colores se confunden, estan cambiados, se difuminan, pero siempre están ahí


fotogalería: Campamento


Montaje fotográfico: Hermanos


FOTOGRAFÍA:  Juntos


Lienzos: ASPIMIP es Arte, con A mayúscula


música: Podemos llegar

Esta canción que os mando tiene mucho o algo que ver con la diversidad y el amor que necesita de todas/os para conseguir una sociedad más igualitaria. 


Poesía: PALABRAS

Cuenta todos mis miedos:
uno, dos, tres, cuatro.
Cuenta todos los secretos,
escríbelos en el viento.
Déjalos salir volando,
déjalos marchar por la ventana.
Déjalos sueltos y ya no serán secretos.
Serán parte del aire, libres y sin trabas.

Vamos a sonreír
A ponerle al mal tiempo, buena cara.
Vamos a asumir,
Que tenemos miedo a una palabra.


Una palabra que lo es todo,
Una palabra que no es nada.
Una etiqueta,
que lo que eres no marca.

Ya que pensamos en palabras
déjame presentarte otras veinte:
Sonríe, sueña, ríe, gana,
brilla, salta, juega, aprende,
besa, corre, abraza.
Rompe, llora, muerde,
perdona, acaricia, llama,
inventa, persiste, y sobre todo, ama.

Y todas ellas también eres tú,
Y todas ellas también te definen.
Y si se le olvida al mundo
yo se las gritaré a todos.

Yo seré tu voz,
hasta que encuentres
tus propias palabras.


fotografía: un día rodado


Relato corto: "La niña Amapola y el día que su maestra Paloma fue achicharrada"

Érase una vez una niña llamada Amapola, que nació sorda y que nunca había ido al colegio, ya que en el pueblo donde vivía el único colegio que había, no admitía ni a niñas ni a niños con diversidad. Es decir no admitía ni a niñas ciegas, ni a niños en silla de ruedas, ni a niñas sordas como Paloma. Es por esto que se pasaba mucho tiempo sola.

Pero su madre, después de insistir mucho, logró que la niña entrara al colegio, y en concreto a la clase de la señorita Paloma, una renegada y amargada maestra que eligió esta profesión después de haber estado muchos años dedicada a limpiar las mierdas y deshechos de una piara de cerdos en una granja.

La señorita Paloma era de esas maestras brujas, malvadas, estúpidas y muy feas, que más que educar a la infancia, se dedicaba a crearles traumas y miedos. Les hablaba fatal, en voz alta, les gritaba y amenazaba constantemente, en fin, toda una pedagoga de tomo y lomo.

El problema es que en el colegio casi todo el profesorado era igual, gente amargada que se habían dedicado a la enseñanza sin saber muy bien porqué. No tenían vocación alguna y eran lo peor de lo peor para dedicarse a profesión tan noble. Con lo cual nadie se extrañaba de lo que hacía la señorita Paloma, pues era la dinámica general de aquel colegio horroroso y sumamente feo, en el que por desgracia, acababa de entrar la pobre Amapola.

Cuando Amapola llegó al colegio, para ella todo era extraño, pero estaba más tranquila que el resto de alumnas y alumnos, pues, por suerte, no podía oír a ninguno de aquellos maestros y maestras energúmenas, amargados, para los que quizá tener un único deseo en la vida fuese quizá ese: tener un deseo, pues de tan amargadas y amargados que estaban, nada bueno se les ocurría desear para su futuro.

Un día, dando clase, al director del colegio, Don Santiago del Bote, se le ocurrió reunir a todo el profesorado y a todo el alumnado en el salón de actos. Se le había ocurrido poner una película que hablaba de la madre de Drácula, y todo, quizá con la intención de asustar y fastidiar a todos aquellos pobres niños y niñas. Mas cuando empezó la película, descubrió que parecía que les gustaba, y que lejos de tener miedo, les producía risa. Esto le produjo una gran ira, y echó a todo el alumnado del salón de actos, menos al profesorado del colegio, que al parecer iban a ser las únicas personas de todo el colegio que acabarían de ver aquella película tan, al parecer, trágicodivertida.

Todos los alumnos y alumnas salieron corriendo del salón de actos, todos menos Amapola, que se había quedado dormida en un rincón y que, como no oía nada, no oyó tampoco los gritos del director echando fuera a todas sus compañeros y compañeras.

Y de repente ocurrió un fatídico accidente. Se iluminó toda la sala de un fogonazo que dio el proyector de cine. Amapola fue cuando abrió los ojos y desde su rincón, vio como toda la sala empezaba a arder, con lo cual salió corriendo hacia la puerta, pero esta estaba cerrada ya que el director había echado el cerrojo para que ningún alumno pudiera entrar y seguir así el profesorado viendo tranquilamente la peli. Con lo cual, Amapola se fue corriendo hacia una ventana que estaba medio rota, en la que vio un pequeño hueco por el que colarse, y como era pequeña, por aquel hueco pudo salir corriendo.

A todo esto, el director se había mareado del humo, se había caído al suelo y todo el mundo acabó pisoteándolo, y es por esto que nadie le vio para poder cogerle la llave. Tampoco podían abrir las ventanas, pues todas las persianas estaban echadas con el cierre de seguridad, para oscurecer la sala y poder ver la peli. Y tan solo estaba abierto el hueco por donde algunos maestros y maestras vieron salir a Amapola.

Y fue cuando muchas de ellas, maestras y maestros, se abalanzaron a la vez hacia la ventana, se arremolinaron para intentar salir, y lo que consiguieron hacer fue un gran tapón, con lo cual nadie finalmente pudo salir. Y sólo les quedó la solución de gritar a Amapola para que avisara al conserje y pudiera llamar a los bomberos. Pero como Amapola era sorda, no oyó nada de nada, y como además estaba asustada, pues salió corriendo todo lo deprisa que pudo y sin mirar hacia atrás en ningún momento.

En fín, toda una desgracia. Al final cayeron achicharrados y achicharradas todas las maestras y maestros de ese colegio. A la señorita Paloma la encontraron pegada al director, con una mano en el bolsillo de su chaqueta intentando, quizá, coger la llave. Pero nada de nada. No pudo. Y también acabó achicharrada como el resto de maestras y maestros que no tenían vocación alguna.

Toda una desgracia, mas con final feliz, pues al final todas aquellas alumnas y alumnos, incluida Amapola, pudieron por fin librarse de aquellas pésimas maestras y maestros, y tuvieron así la oportunidad de encontrar un colegio donde las maestras y maestros tuviesen vocación, fuesen buenas y buenos en su oficio. Maestros y maestras a los que les encantase la enseñanza, fuese su vocación, y que además tuvieran estrategias educativas para atender también a alumnas con diversidad como Amapola, que además, ya desde aquel día, nunca volvió a estar sola.

Moraleja de la vieja:

Cuando hay docentes negados para las noble función de enseñar

y acaban siendo crueles con quien tienen que educar, no se deben olvidar

que la vida es torticera,como un bumerán cualquiera,que te puede escalabrar.

Cuando hay docentes negados, sin ilusión ni alegría, llega el día

en que un incendio maldito, sin pensarlo, les acaba por quemar.

Y es curioso lo nombrado y pa pensar: quemar a lo ya quemado.

Y ese tal día cualquiera, el día de la chicharrera,

por suerte, quizá liberan a quien culpa nada tienen,

a esas pobres criaturas, que saben qué cerraduras a veces deben cerrar

pa que nadie salga vivo de ese cine tan tedioso, donde se achicharrarán

unos docentes odiosos, indecentes, bochornosos, cuya amargura es total.


Montaje fotográfico: Compartiendo momentos